Lorena Oyola
Menu
Testimonios
Lorena Oyola
El 20 de septiembre constelé mi quiste de ovario. Y vi en el campo algo que no me esperaba ver de mí. Vi que mi madre alojaba en mi quiste su dolor y rabia por algo del pasado que no había visto, el duelo de un hijo abortado por mi madre. Cuando vi lo que mis representantes actuaban en el campo, mi alma reconoció a mi hermano muerto al instante, y me impactó muchísimo sentir que yo estaba ocupando su lugar. Sentí que algo vibraba en mi zona del quiste....una energía moviéndose adentro mío. Esa misma noche al irme, sentí un dolor muy fuerte de cintura tanto que no podía doblarme, estaba como paralizada y me dolían mucho los ovarios. Estuve toda una semana con ese dolor de cintura aunque de fue yendo de a poco. Y empecé a sentir que por primera vez yo estaba en mi cuerpo y que estoy viva. Es una sensación de por fin poder vivir mi vida, como de entrar a mi propio cuerpo y habitarme. Empecé a expresar lo que no me gusta y que en otros momentos solía callar y guardar mis enojos o cuando algo me molestaba, y ante mi sorpresa, me fue muy bien después de expresar mis emociones a los otros. Este mes, hace 2 semanas he vuelto a ir a las constelaciones, y aunque no he constelado de nuevo, sucedió que muchas personas me eligieron como representantes de sus sistemas en el campo. Y me sorprendí escucharme que mi voz es más alta, que hablo más fuerte. Toda mi vida he tenido una voz baja, casi no se me escuchaba cuando hablo en grupos. No sé que me pasó pero no sólo que sentí mi voz más alta, sino que también me sentí más presente en mi propio cuerpo.
Continúo procesando cambios favorables a mi salud en todos los planos. Y estoy muy muy infinitamente agradecida con mis consteladoras Alicia y Adriana porque me siento como si recién empezara a vivir.
COMPARTÍ
Recibí nuestro Newsletter