Menu
Testimonios

Lorena Oyola
"El 20 de septiembre constelé mi quiste de ovario. Y vi en el campo algo que no me esperaba ver de mí. Vi que mi madre alojaba en mi quiste su dolor y rabia por algo del pasado que no había visto, el duelo de un hijo abortado por mi madre. Cuando vi lo que mis representantes actuaban en el campo, mi alma reconoció a mi hermano muerto al instante, y me impactó muchísimo sentir que yo estaba ocupando su lugar. Sentí que algo vibraba en mi zona del quiste....una energía moviéndose adentro mío. Esa misma noche al irme, sentí un dolor muy fuerte de cintura tanto que no podía doblarme, estaba como paralizada y me dolían mucho los ovarios. Estuve toda una semana con ese dolor de cintura aunque de fue yendo de a poco. Y empecé a sentir que por primera vez yo estaba en mi cuerpo y que estoy viva. Es una sensación de por fin poder vivir mi vida, como de entrar a mi propio cuerpo y habitarme. Empecé a expresar lo que no me gusta y que en otros momentos solía callar y guardar mis enojos o cuando algo me molestaba, y ante mi sorpresa, me fue muy bien después de expresar mis emociones a los otros. Este mes, hace 2 semanas he vuelto a ir a las constelaciones, y aunque no he constelado de nuevo, sucedió que muchas personas me eligieron como representantes de sus sistemas en el campo. Y me sorprendí escucharme que mi voz es más alta, que hablo más fuerte. Toda mi vida he tenido una voz baja, casi no se me escuchaba cuando hablo en grupos. No sé que me pasó pero no sólo que sentí mi voz más alta, sino que también me sentí más presente en mi propio cuerpo.
Continúo procesando cambios favorables a mi salud en todos los planos. Y estoy muy muy infinitamente agradecida con mis consteladoras Alicia y Adriana porque me siento como si recién empezara a vivir.
"

Silvia Angel
"Llegué a Constelaciones Familiares por curiosidad y recomendación sin saber de qué se trataba, ya que siempre repetía un patrón de conducta (por más que estaba psicoanalizada más de 15 años). Siempre estuve predispuesta a conocer terapias alternativas y la primera impresión en mi primer encuentro fue desconcierto y un poco de incredulidad. Sin embargo, volví una segunda vez, una tercera y así sucesivamente por más de tres años consecutivos. 
Cuando me permití participar como representante en el taller de Constelaciones me dí cuenta que no se trataba de creer, de cuestionar o entender qué sucedía en el taller. Todo lo contrario, dejarme llevar por mis sensaciones, escuchar mi cuerpo fue un reencuentro con mi instinto innato. Me permití aflorar mis sentimientos, percibir, recuperar la empatía por el otro fue un viaje de ida. Constelaciones se convirtió en un camino arduo de aceptación y responsabilidad de “lo que es” y no lo que “yo quiero que sea”. Lo cual fue y es uno de los aprendizajes más difíciles de aceptar. Sin embargo con paciencia y tiempo aprendí a mirar con otros ojos y dejé de echar culpas y sentirme víctima. Con sus grandes defectos y virtudes empecé aceptar, honrar y agradecer a mis padres, mis  abuelos, bisabuelos, y todo mi  círculo familiar ( y con todo lo que eso conlleva) por haber tenido la valentía de haber pasado la vida para que hoy yo esté presente. Desde ese instante, mi vida fue más aliviadora y sonriente. Probablemente por lo que me enseñaron las chicas mes a mes, el amor empezó a fluir, ya no hay cuestionamientos, hay aceptación y mucho amor.

"

Cristina Di Pascuo
"Desde mi primera constelación, hace unos años ,mi vida ha comenzado a transformarse en un devenir espiralado de progreso.
Luego las experiencias fantásticas como representante en algunas constelaciones, han logrado en mí que continúen los cambios positivos, que se ven reflejados en mis relaciones y sobre todo en mi relación de pareja.
Tanto constelar un tema personal, como ser elegida para participar, siento que es una fórmula perfecta para ir logrando un equilibrio y paz interior ,tan necesario para simplemente ...vivir...
"

Paola Cortese
"Corría el año 2015 y yo me encontraba en un año clave, de esos marcados por fuertes crisis personales que pueden dar lugar a grandes transformaciones. En ese entonces, me habían comentado acerca de constelaciones familiares. Y fui. Como quien se anima a ir a lo desconocido.
Lo primero que me pasó personalmente durante el taller y las semanas siguientes fue una gran apertura mental y una mirada nueva sobre la vida. Estaba maravillada por lo que había visto.
Al mes siguiente quise volver, ya no como espectadora sino para hacer mi propia constelación, y vuelvo a decir, me abrió la cabeza. Pero esta vez, sobre lo que ocurría en mi propia vida.
Los meses siguientes a esa constelación di un gran paso personal que fue irme a vivir sola y salir de la casa de mis padres, lo que implicó también que la relación con ellos mejorara; todos hemos hecho una evolución desde entonces. Y yo he madurado bastante.
Agradezco a las constelaciones familiares que me han permitido ver mi situación desde otro ángulo, no desde los límites de mi propia mente sino desde el plano del alma. Agradezco también a las consteladoras por su trabajo amoroso que hace posible toda esta sanación y evolución.
"

Paula Garcia
"Cada constelación es única pero a su vez, repercute en todos. Otros participantes se identificaron con la mía y yo me vi reflejada en la de ellos...El aprendizaje que deja cada constelación es individual y al mismo tiempo uno siente que no está solo en ese proceso. Es una experiencia profundamente humana, en el sentido más ancestral de la palabra."

Mariana Ferrando
"Mi experiencia en estas constelaciones es hermosa y a la vez fuerte. Llevo tiempo en los talleres y he constelado trabajo, pareja, maternidad entre otras cosas y han cambiado mi vida ya que me he sentido más segura, ha aumentado mi autoestima, abrace mis miedos, angustias y mi sentimientos de culpa, he aprendido a cambiar mi forma de ver las cosas para estar más despierta y reencontrarme con quien soy.
He aprendido a entender porque he repetido errores de mis antepasados y a sanarlos y a conformar mejor mi familia y a elegir con quienes estar. Yo logré soltar situaciones no resueltas del pasado aprendí a reciclar lo negativo en positivo.
De todas formas siempre es movilizador y entendí que constelar no es para quien no quiera verse internamente. Hay que trabajarse desde adentro para verse espléndida, ya que somos lo que pensamos, lo que decimos, lo que hacemos y lo que creemos lo atraemos.
Quiero aprovechar para agradecer a estas maravillosas profesionales que saben llevar cada situación puesta en el campo la terminemos viendo con los ojos, con el alma y nos terminemos dando cuenta solitos como resolverlo. Realmente las recomiendo. Yo agradecida porque llegaron a mi vida en el momento justo. Gracias Dios, Universo o como quieran llamarlo por haberme puesto en estos talleres!! Mariana Ferrando
"
Recibí nuestro Newsletter